miércoles, 2 de abril de 2008

La Primera Víctima de Malvinas

Hoy se cumplieron 26 años del desembarco de tropas argentinas en las Islas Malvinas, ilegalmente ocupadas por Gran Bretaña desde el 3 de enero de 1833. Desde la base aérea de El Palomar la Presidenta sólo hizo meras referencias al gesto -por ahora no es más que eso- de no renunciar al reclamo. No se podía esperar otra cosa, tomando en cuenta la tormenta que acaba de pasar.

Otras eran las épocas en que se bajaba línea a los distintos jefes de las FFAA para que hicieran una 'autocrítica' que, lejos de ser sincera, estaba más a tono con la Obediencia Debida al Comandante en Jefe de turno. Los militares tienen su posición frente al Proceso, no así hacia la lucha antisubversiva.

Desde el año pasado, Malvinas es apenas un acto. Ni siquiera sirve para anunciar un cambio de paradigma en las aulas de los institutos militares (muerto el Partido Militar las FFAA flotan en la nada pues sus actuales Jefes cuando eran Tenientes eran más bien 'punteros' que soldados). Y menos que menos, para la cuarta 'autocrítica': la de los medios.

¿Y por qué un 2 de Abril y no un 24 de Marzo? Pues porque desde mi punto de vista, la obsecuencia al servicio de la Dictadura nunca se mostró tanto como durante los 74 días de la guerra, superando incluso al Mundial '78.

Tapas como 'Combate la Infantería' y 'Seguimos ganando' cuando en realidad los británicos habían desembarcado en San Carlos la semana anterior y se aprestaban a atacar la guarnición argentina en Pradera del Ganso y Puerto Darwin, supuestos analistas políticos más triunfalistas que Galtieri, comunicados de radio que contabilizaban tantas bajas que si uno las sumaba parecía que habíamos invadido Normandía, resultan demasiado sospechosos como para afirmar que todo se debía a que "había que sobrevivir" y que "los militares censuraban todo". La primera víctima de la guerra es la verdad. Acá hacia rato que se la negaba.

Alberto Dearriba, autor de 'El Golpe' y actual director de Télam, dijo en 2004 durante unas jornadas de reflexión sobre Medios y Dictadura: "El grado mínimo de resistencia era admitir la imposibilidad de escribir lo que quiero, porque no me dejan, pero negarme férreamente a escribir lo que no quiero. Otros, en cambio, escribieron entusiastamente más de lo que les pedían."

Esperemos que la próxima vez que en el archivo de un canal desempolve los videos del '82 con el soldado correntino de la cara vendada, o de los camilleros británicos llevando un amputado con la media pierna en alto, también abran la boca sobre ellos mismos. No vaya a ser cosa que vuelva a pensar que pasan esas imágenes para que de tanto sobrecogimiento, a nadie se le ocurra preguntar ¿cómo fue posible?.

[Diario sobre Diarios - Los medios recuerdan la guerra de Malvinas pero olvidan analizar el rol que cumplieron]

[Nota del Editor] La única ley sancionada durante el Proceso de Reorganización Nacional que sigue en pie es la Ley Nacional de Radiodifusión. Legalmente, el COMFER está intervenido, pues el Art. 96 de dicha ley establece que el directorio debe estar conformado por oficiales de las tres Fuerzas Armadas y de la SIDE. ¿En 24 años de democracia nadie la pudo derogar? Me parece que hay muchos intereses dando vuelta.

1 comentario:

sergio dijo...

Una consulta, tenes la portada de una revsita argentina de la epoca de la guerra, en donde sale galtieri sentado en un silla, y donde dice que se venga el principito?