miércoles, 7 de noviembre de 2007

Responsabilidad Corporativa

El mundo hoy se asombra por la historia de esta niña de 8 extremidades que nació en la India, justo el día en que se celebra el día de Lashkmi, diosa de la fortuna, por la cual fue nombrada.

Esta extraña configuración anatómica no responde a ninguna intervención divina, sino a la presencia de un 'gemelo parásito', o sea, un hermanito del que nunca llegó a separarse por completo (en otras palabras, un siamés a medio camino).

Es conocida la relación existente entre embarazos múltiples, malformaciones congénitas y contaminación ambiental. En un estudio reciente en Granada (España), se encontraron 17 pesticidas diferentes en las placentas de 308 mujeres embarazadas, con un promedio de 8 pesticidas simultáneamente presentes.

Ahora, pienso yo, ¿no estarán relacionados el caso de esta nenita y la tragedia de Bhopal, en la cual se esparcieron por dicha ciudad toneladas de sustancias tóxicas provenientes de la agroquímica Union Carbide?

Unos 8.000 habitantes de la central ciudad india de Bhopal murieron y otro medio millón resultaron intoxicados cuando en la medianoche del 3 de diciembre de 1984 una fábrica de pesticidas propiedad de la compañía estadounidense Union Carbide sufrió un escape de gas.

La cantidad de víctimas mortales a causa de la intoxicación ascendió desde entonces a 15.310, según los últimos datos, y al menos otras 100.000 personas sufren daños permanentes, como discapacidades y afecciones en los pulmones. Se calcula que en promedio, 15 personas mueren cada mes por causas relacionadas a la tragedia.

Víctima anónima de Bhopal - Fotografía de Raghu Rai (1984)

Y por si fuera poco, Union Carbide jamás fue a juicio. Los tribunales estadounidenses se declaran incompetentes en el caso, y la Corte Suprema de la India prefiere arreglar extrajudicialmente. Vale aclarar que en 1989 los 550.000 demandantes recibieron 1000 dólares cada uno, y en este año, un adicional de 600 dólares. La operación de Lakshmi costará aproximadamente 200.000 dólares.

Con tal de no poner en riesgo la 'seguridad jurídica' ni el 'ambiente favorable' para las inversiones estadounidenses, el máximo tribunal del país asiático ha sido más hijo de puta (perdón, pero no puedo pensar en otro eufemismo) con sus ciudadanos que los mismos oligarcas: "Una vida norteamericana vale aproximadamente 500.000 dólares", escribió The Wall Street Journal. "Teniendo en cuenta que el producto nacional bruto de la India representa el 1,7% del producto nacional de Estados Unidos, la Corte debería indemnizar el fallecimiento de cada víctima india en la misma proporción, es decir, con una indemnización de 8.500 dólares" (The Wall Street Journal, 16 de mayo de 1985).

Tras el arreglo de 1989 las acciones de Union Carbide registraron un alza de casi 2 dólares, lo cual permitió a su presidente Warren Anderson, anunciar a sus accionistas que la tragedia de Bhopal no había representado para la empresa más que "una pérdida de 43 centavos por acción".

Anderson jamás compareció frente a un tribunal, y nadie conoce su paradero actual.

'Quieren a Osama, dennos a Anderson', Nueva Delhi - Fotografía de Raghu Rai (2001)

Union Carbide hoy no existe más como tal, sino que fue absorbida por Dow Chemicals, la cual alega haber heredado todos los activos pero no así sus responsabilidades penales. Otra que BASF e IG Farben.

['Era Medianoche en Bhopal' de Dominique Lapierre y Javier Moro]

1 comentario:

Redacción / Radio Tosco dijo...

Muy buena la reflexión, conectando dos hechos que casi nadie conectó.

Muy buenos datos.

Un abrazo!

Horacio