miércoles, 26 de diciembre de 2007

El Precio Justo

Ayer vi en la televisión el resumen anual de CQC. En una de las notas escogidas dos noteros analizaban la diferencia de precios en Argentina, Venezuela y Francia. Gonzalo Rodríguez comparaba como en París un kilo de tomates cuesta $12 y en Buenos Aires $18, y un café con un croissant $49 y $55, respectivamente; mientras Clemente Cancela mostraba que con $7,50 en Venezuela se puede comprar o 5 litros de nafta o un vaso de agua.

Me hubiera gustado que le preguntasen a la moza del bar parisino cuánto ganaba al mes, y lo comparen con el salario del mozo de la Recoleta. También hubiera sido interesante que dijeran el número de personas muertas en Irak, y el precio de los autos y los combustibles en Europa y EEUU. En el gran país del norte –al igual que en los countries de Argentina– las mamás jóvenes de clase acomodada pasan a buscar a sus hijos en enormes camionetas 4x4 (ver acá) que gastan mucho más que un auto con un motor de cilindrada razonable para tal uso. Pero claro, esos chicos nunca van a ponerse un uniforme para mantener el barril de petróleo a menos de U$100 y así poder llenarle el tanque a mamá sin tener que desembolsar sumas estrafalarias de dinero.

¿Cuánto vale la vida de una persona? ¿$0,10 centavos el litro? ¿U$ 100 el barril? Es que, desde mi punto de vista, el problema no es que las cosas están caras, sino que nosotros estamos muy baratos.

Siempre hay una excusa para no pagarle a nadie lo que corresponde.

1 comentario:

elias vida dijo...

cuanto vale tu/mi vida?
es que en este juego de los valores monetarios se puede finalmente hallar una equidad?
si, claro, hay una desproporción monetaria entre zonas, paises, clases sociales, razas, sexos etc
eso es evidente, pero de esa evidencia, de la busqueda y promesa de un ajuste equitativo se sostiene, en mi opinion, "esa gran zanahoria que te muestra papa"